Skip to content

Actitudes ante la muerte

Como afrontar el fallecimiento de un ser querido en la infancia

La muerte se podría definir como la ausencia de vida, siempre teniendo en cuenta que tanto la vida como la muerte forman parte del mismo ciclo vital. No podría existir una sin la otra. Sin embargo el significado que se le da a la muerte es variable según la época, cultura y tiempo en el que nos encontremos.

Poniendo un ejemplo que todos conocemos, en Egipto la muerte era la puerta hacia la otra vida y se creía firmemente en la inmortalidad del alma. Con los vikingos y otros pueblos guerreros, no había más honor que el ser muerto en batalla, ya que eso te aseguraba una mejor posición en la otra vida. Situándonos en nuestra cultura occidental, año 2013, se puede afirmar sin lugar a dudas, que estamos viviendo en una sociedad que niega a la muerte.

Esta actitud de negación constante, produce en los niños un temor y una ansiedad que se traspasará a sus propios hijos cuando sean mayores, creando un círculo vicioso. Al temerla, nunca se produce una aceptación y por tanto, se puede dar el caso de una persona que viva con un miedo constante toda su vida. Este miedo le apartará de las personas más cercanas al no poder expresar sus sentimientos hacia la muerte, por ser justamente un tema tabú del que se niega su existencia, pero del cual todos somos conscientes.

Cuando un niño se enfrenta al duelo, no sabemos cómo va a reaccionar ya que estará sintiendo cosas que nunca antes ha sentido y no sabe cómo enfrentarse a ello. Por esto, los padres tienen que estar pendientes de su hijo e intentar dejarlo tranquilo si no quiere hablar y responder con franqueza si empieza a hablar. Nunca hay que mentirle ni darle respuestas vagas, ya que esto podría causar más confusión y causar trastornos psicológicos en un futuro. Para poder ayudar, primero hay que ser honesto con uno mismo con el tema de la muerte y no negar la muerte, si no aceptarla como parte de la vida misma.

Cuándo este miedo natural a la muerte se convierte en un pánico irracional, pueden llegar a sufrir de necrofobia, ser hipocondríacos, tener crisis de ansiedad y depresiones. A pesar de esto, este pánico a la muerte se puede superar ya que lo que no se puede permitir, es que el miedo a la muerte, te evite disfrutar de una vida plena.

Etapas del duelo

Vídeo de Assumpta Mateu, especialista en acompañamiento al duelo. Psicóloga. Especializada en psicología clínica.

Embedly Powered

Como ayudar en la infancia a superar el duelo

Ya hemos hablado de la tendencia de ocultar a los ojos de la infancia y juventud aquellas cosas que los adultos creamos que les puede inquietar. Ante el fallecimiento de un ser cercano y queridos por los niños y niñas es un error apartarlos dado que también están afectados aunque puede que no tengan por edad conciencia exacta de lo que ha sucedido.

Lo primordial es acoger al niño/a uniéndose en el apoyo desde la proximidad entre menor y adulto. De esta forma se facilita que el menor pueda expresar de forma libre su propio duelo e ir afrontando los sentimientos y situaciones negativas y adversas que debe de aceptar como transito natural.

Sin olvidar que el niño/a o adolescente necesitara de cierto tiempo para ir afrontando el dolor de la perdida e ir procesando su duelo al igual que sucede con los adultos. Si durante este proceso el joven se siente acompañado, apoyado y protegido habrá encontrado la forma de enfrentarse a su dolor y aceptar la pérdida sin que esta resulte traumática e insana por ser causa de miedos, fobias, ansiedad o depresión asociadas al duelo y la muerte.

Halloween y la aceptación del duelo

El ajetreo y festividad lúdica que viste la noche del 31 de Octubre contrasta enormemente con el recogimiento y profundo respeto que adorna los cementerios los días 1 y 2 de Noviembre, Todos los Santos y Files Difuntos, según el calendario católico.

Aún resultando mucho más atractiva por su jolgorio y multitud de disfraces la fiesta de Halloween tiende a banalizar sobre la muerte al rescatar del imaginario colectivo la posibilidad de vencer el deceso. En edades adultas podría sonar a gracia sin sentido pero es justo recordar que el niño/a de menor edad puede sentirse amenazado por seres que no ve habitualmente en su trasiego diario o incluso llegar a divagar sobre la posibilidad de afrontar de forma experimental sobre si mismo cualquier acto que causará graves heridas o incluso el fallecimiento en la confianza de volver a la vida. Es tan importante hablar del duelo y de cómo afrontar el fallecimiento de seres queridos como explicar que en ningún caso lo que el menor observa en la noche de Halloween va más allá de un disfraz y divertimento en compañía.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. Actitudes de los seres humanos ante la muerte | Prisma.org
  2. Apoyo psicológico a las personas con duelo | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M
  3. Apoyo al duelo « Prismasa

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional