Skip to content

Atrapados por los juegos en red

Atrapados por el juego 'on line'

 

La salud mental es fundamental para poder llevar a cabo una vida en equilibrio. Se entiende por salud mental el bienestar emocional y psíquico de una persona. Este concepto abarca múltiples campos. No se trata simplemente de ausencia y enfermedad. Implica capacidad de autogobernarse, de tener el control de las propias decisiones, de responder como se espera dentro de un contexto social determinado.

Cuando las adicciones toman el control

Las adicciones son tratadas como una problemática que afecta a salud mental. Principalmente por la característica intrínseca en todas ellas, la pérdida de control en la toma de decisiones. La persona no decide voluntariamente sobre el consumo del objeto o sustancia adictiva, sino que depende de ellos y su consumo afecta de forma importante en el desarrollo del resto de actividades de la vida diaria. La falta de consumo del que es objeto la adicción, le supone a quien la padece, ansiedad y malestar que le dificultan la realización de otras tareas.

 El inicio de los síntomas de adicción a los juegos de ordenador aparece en torno a los 16 años

Se consideran adictivos, no sólo sustancias como las drogas, que generan efectos en la mente a través de ciertas sustancias, sino toda actividad u objeto que crea dependencia incontrolada.

Las adicciones a los juegos se conoce como ludopatía. La necesidad de jugar a juegos de azar de forma impulsiva. De tal modo, que el juego se convierte en la prioridad de la persona que padece ludopatía. Dejando al margen cualquier otro aspecto de su vida, la alimentación, la familia e incluso el sexo.

La adicción a los juegos en red

En nuestros días con los avances tecnológicos, cada vez son más los juegos a los que, a través de internet, podemos acceder. Los juegos en red consiguen que la persona pierda la noción del tiempo. Que encuentre tal satisfacción jugando, que el juego se convierte en el centro de su vida. La adicción se pone de manifiesto, cuando los juegos en red le resultan necesarios, la persona pierde el control de sus impulsos y necesita constantemente jugar para sentirse bien. Se deja arrastrar por el juego de tal modo, que pierde la noción del tiempo, siendo así la ingesta de alimentos y bebida insuficiente e incontrolada. Comer en pequeñas cantidades o de forma impulsiva, puede generar trastornos de la alimentación.

El uso del móvil y las redes sociales para jugar aumentan los riegos de adicción

El adicto a los juegos de red deja de ingerir bebida y comida durante largo tiempo, mientras está jugando, y cuando el hambre vence suele ingerir bebidas energéticas para mantenerse más tiempo alerta con los riesgos que ello conlleva. Una causa más que preocupante puesto que los trastornos alimenticios unidos a la adicción por el juego crean un desequilibrio que afecta a la estabilidad mental de quien la padece. En este caso es frecuente que afecte a jóvenes y adolescentes ya no tan preocupados por tener un peso determinado, que también, si no por lograr mejores puntuaciones o avanzar antes que cualquier otro oponente virtual en el desarrollo del juego. Así y todo aunque se logre que el juego no sea una obsesión habrá que estar vigilante no sea que la adicción a los juegos en red derive en una enfermedad como la bulimia o la anorexia.

El acceso de los niños a las redes sociales

Javier Urra, Dr. en Psicología ofrece en el siguiente vídeo su opinión y consejos para tratar y cuidar el acceso a las redes sociales por parte de los más pequeños de la casa. Los niños, que de manera frecuente son citados como nativos digitales son el grupo de riesgo ante la adicción a los avances tecnológicos.

 

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.