Skip to content

El bullying como causa de trastornos alimenticios

Trastornos alimenticios relacionados con el bullying

Cercano el fin del curso escolar conviene recordar que en es en la etapa escolar, en todos los lugares del mundo, donde ser está repitiendo una modalidad de maltrato hacia los alumnos proveniente de sus propios compañeros: el bullying.

Este acoso entre pares genera una gran cantidad de trastornos personales, ya que es una etapa delicada y determinante en el crecimiento de todo individuo. Para todo niño y adolescente es fundamental ser reconocido por sus pares.

La identidad en esos años debe desarrollarse de manera colectiva, y el apoyo entre ellos es clave para sentirse contenido como persona. Si bien no debiera ocurrir, los casos de maltrato son muchos y de diferentes formas.

Trastornos alimenticios relacionados con el bullying

El bullying provoca una gran cantidad de afecciones en el individuo. Una de ellas es la depresión que, como a cualquier ser humano, le repercute en todos los aspectos personales. Además, otro de los síntomas que se pueden percibir en una persona afectada por bullying es el de los trastornos alimenticios. En una gran cantidad de casos, ciertos sentimientos relacionados a la depresión y a la exclusión que se prestan en esta práctica, provocan pérdida de apetito y pueden desencadenar un mal mayor.

Debido a ello, es muy importante prestar atención a si un niño no desea comer de manera reiterada y tiene comportamientos con los cuales no desea relacionarse con la familia y prefiere pasar el tiempo solo. Esto puede estar anunciándonos el principio de un problema mayor como la anorexia y la bulimia, situación en la que lamentablemente en muchos casos se termina desencadenando.

Di NO al bullying

Por lo tanto, en la etapa de crecimiento y formación, debe seguirse de cerca la vida de ellos para evitar que caigan en una situación de ese tipo, es decir, controlar que lleven una alimentación constante y sana además de tener buenos vínculos sociales. Siempre es bueno consultar con directivos del colegio sobre cómo es esa relación con sus compañeros, ya que un cambio a tiempo puede ser una solución determinante. Si un niño se encuentra aislado y fuera de la alegría típica de su edad, es importante tomar manos a la obra y charlarlo con ellos y las personas que los rodean.

El comienzo de las vacaciones escolares trae parejo cambios en la rutina de los jóvenes estudiantes. Los beneficios de la educación son conocidos y valorados por todos los ámbitos de la sociedad. Es sin embargo la importancia de las relaciones personales durante la etapa veraniega que por diversos motivos pierde su importancia.

Quienes sufran algún tipo de maltrato escolar, acoso o bullying se sentirán aliviados de no tener que regresar cada mañana al colegio. En cambio quienes disfruten de la compañía y trato agradable de sus compañeros de clase pueden manifestar dicha carencia con otro tipo de actitudes. La manifestación de desapego a la cotidianidad del colegio es otra señal que puede poner en alerta a padres, madres o tutores de que algún tipo de acoso se puede estar produciendo en el centro de enseñanza.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.