Skip to content

Comer entre amigos mejora la salud mental

Soledad, depresión y salud mental

Cuántas veces hemos disfrutado de una agradable y relajante sobremesa compartiendo mantel y cuchara con amigos. Un estudio realizado por la Universidad de Humboldt en colaboración con el Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamientos Humanos de Madrid reveló que comer con amigos podría ser de utilidad para encontrar soluciones a preocupaciones o solventar determinados conflictos.

La distensión y relajación que suponen comer entre amigos ayuda a superar los episodios de autocrítica que llegan a ser el escollo que frena la creatividad y la armonía social pudiendo llegar a afectar la salud mental de aquellas personas que sufren de baja autoestima.

La crisis, la amistad y la salud mental

Son ante las situaciones críticas donde la amistad toma su papel relevante en las relaciones interpersonales. Sentirnos relajados, apreciados y comprendidos son factores que influyen en la salud mental de quienes en un determinado momento se vean afectados por un episodio de crisis personal, laboral, etc. Afrontar los problemas compartiendo una sobremesa con amigos supone un elemento diferenciador en las pautas que acompañan la ingesta de alimentos. Quienes se aíslan ante determinadas situaciones se sienten cada vez más angustiados, les embarga la pena y la soledad y ello puede llegar a provocar una desordenada y caótica ingesta de alimentos en solitario.

Depresión y problemas alimentarios

Comer cualquier cosa para sentirse saciado, abusar de alimentos ricos en grasas para gozar de esa momentánea sensación de plenitud, disminuir considerablemente la ingesta de alimentos o llegar a abusar de productos laxantes son síntomas inequívocos de una mala alimentación pudiendo ser este el reflejo de una depresión u otros problemas relacionados con la salud mental.

Sentirse solo, incomprendido, ser incapaz de exteriorizar los sentimientos o de pedir ayuda cuando es necesario afecta al bienestar físico, emocional y mental. Para lograr mantener una adecuada salud psicológica hay que comenzar por aceptarse y valorarse a uno mismo. Al sentirse estresado, con poco animo o con dificultad para expresar y manejar sus sentimientos o emociones se desarrollan otros problemas muchos más serios como la ansiedad o la depresión.

Cómo tener una buena alimentación y salud mental

La salud no solo se mide por el aspecto físico. Igual de importante es el bienestar y la salud mental que ayuda a afrontar de forma positiva las situaciones angustiosas que se presentan en la vida. Son variadas las listas de consejos que vienen a determinar las pautas que favorecen sentirse bien física, emocional y mentalmente:

  1. Aprender a aceptarse
  2. Exteriorizar los sentimientos
  3. Pedir ayuda cuando se necesite
  4. Reír y sonreír
  5. Estar en contacto con amigos y seres queridos
  6. Seguir una dieta sana y equilibrada
  7. Mantenerse activo realizando algún tipo de ejercicio físico
  8. Dormir y descansar lo suficiente

En el Máster en Psicología Clínica y Psicoterapias Aplicadas tratamos la relación entre la salud mental y el trastorno alimentario. Si quieres saber más del Máster de Prisma contacta con nosotros a través del formulario.

Psicología clínica de trastornos alimentarios, depresion y salud mental

 

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. La buena amistad mejora la salud mental | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M
  2. Los trastornos de la personalidad más comunes | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional