Skip to content

Comportamientos autodestructivos

adicción bebida comportamiento autodestructivo

Una buena salud mental comienza con una autoestima saludable, así como la capacidad para saber afrontar los conflictos y los problemas de forma realista y eficaz.

Actuar en contra de nuestra salud mental

En ocasiones cuando una persona sufre algún tipo de depresión, padece una adicción, una baja autoestima o algún problema o trastorno mental, tiende a tener comportamientos autodestructivos que le afectan en todos los ámbitos de su vida diaria, a nivel personal, familiar y laboral.

Cuando ello sucede las personas suelen aislarse mucho más, se sienten culpables y no dejan que nadie les ayude, cayendo en un círculo vicioso del que les resulta muy difícil escapar.

La pregunta en estos casos es siempre la misma ¿Qué hacer ante esta situación? Y la respuesta no puede ser otra: por muy costoso que te resulte, debes pedir ayuda. El primer paso para poder afrontar cualquier patología, como una depresión o un trastorno mental, es adquirir conciencia de que lo padecemos y decidirnos a afrontarlo.

Tener conciencia del trastorno que nos hace vulnerables

Por otra parte, en aquellos casos en los que, por cualquier motivo, tenemos una baja autoestima, provocada por nuestro aspecto físico, nuestra personalidad más vulnerable, o por haber sufrido algún tipo de maltrato o situación traumática, el primer paso es adquirir conciencia de nuestra situación, desahogarnos con alguien que puede ayudarnos y frenar, en la medida de lo posible, el hecho que desencadena nuestros problemas.

Personajes autodestructivos en el cine

Existen también situaciones muy dolorosas de adicción, ya sea a algún tipo de droga, al alcohol, a las nuevas tecnologías o a otro tipo de sustancias. En estos casos, el primer paso también es saber reconocerlo, pedir ayuda a los familiares y amigos y tomar la decisión de superar la adicción de forma determinante.

Familia y ayuda profesional

Todo ello resulta necesario para evitar comportamientos autodestructivos, como recaer aún más en la patología concreta o no seguir la medicación prescrita en el caso de los trastornos mentales, ya que, de lo contrario, la persona puede verse sometida a las consecuencias derivadas de la autodestrucción, tales como el aislamiento, los pensamientos negativos y delirantes, propios de suicidas y la incapacidad de afrontar y superar el problema concreto de cada persona. En todos los casos, la ayuda de la familia es transcendental para encontrar la mejor solución a través del médico profesional que colabore en resolver el problema concreto de cada persona mediante terapia y tratamiento si fuese necesario.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.