Skip to content

Desorden Mental 2.0

Trastornos mentales por el abuso de la tecnología

En iDisorder el “psicólogo de la tecnología 2.0” Dr. Larry Rosen ofrece una visión de los cambios que se están produciendo en la mente de aquellas personas que utilizan de forma diaria la tecnología para comunicarse. Basándose en décadas de investigación la Dr. Rosen pone los pies en la tierra y ofrece unas claras explicaciones sobre los trastornos mentales que produce la tecnología 2.0.

Pero, ¿cómo conocer si padecemos un ‘iDisorder’ Desorden Mental 2.0?

El uso masificado de las nuevas tecnologías y la aparición de nuevos “utensilios” tecnológicos 2.0 han creado nuevas actitudes que a medida que se propaga su utilización da paso a trastornos y enfermedades que afectan al estado mental. Aunque no hay que alarmarse, aún, tan solo con tomar conciencia del uso de la tecnología 2.0 y equilibrar la vida cotidiana, incluso apagando los terminales que nos conectan a la realidad 2.0, puede ayudarnos a encontrar el camino más ordenado ante un trastorno psicológico debido al abuso de las nuevas tecnologías.

Desordenes mentales asociados al abuso de la tecnología 2.0

Cibercondría

La cibercondría es una forma derivada de la hipocondría. Al igual que en aquella la persona afecta por este trastorno mental cree tener alguna enfermedad tras haber tenido acceso a información al respecto en Internet. El usuario busca de forma compulsiva todo lo relacionado con una enfermedad dejándose influenciar por lo que lee.

Cibermareo

El cibermareo no es en la práctica un trastorno mental. Esta dolencia se produce al interactuar con entorno digitales como las pantallas dobles, realidad aumentada, animaciones en interfaces de dispositivos 2.0, etc. La persona afectada sufre desorientación y mareos que no acierta a relacionar con el uso de la tecnología 2.0 en su quehacer diario. Este malestar puede afectar a su estado anímico al relacionar, de forma errónea,  dichas molestias con trastornos o enfermedades físicas.

Dependencia Videojuegos Online

La enfermedad digital por excelencia y durante varios años protagonista de noticias donde jugadores compulsivos de videojuegos online han fallecido por jugar demasiado. Es una de las enfermedades más comunes entre la comunidad cibernética. Ocasiona grandes trastornos en la salud, las relaciones sociales, etc. Quien padece una dependencia a los videojuegos online puede llegar a dedicarle días enteros a los juegos online olvidándose o desatendiendo tareas importantes tanto para él/ella como para otros a su cargo. También famoso fue el caso de un matrimonio que desatendieron la alimentación y la educación de sus hijos menores de edad al estar “enganchados” a los videojuegos online.

Depresión Facebook

La famosa red social ha establecido con el paso del tiempo una relación entre ser humano y comunidad social que casi podría denominarse como simbiótica. El usuario cada vez más pendiente de publicar su día a día en las redes sociales queda atrapado en una espiral donde permanece alerta de cualquier “me gusta”, mensaje, alerta, evento, etc. La falta de relación física real con quienes se establecen estos vínculos y la comparación de la vida propia y ajena a través de lo que se observa y lee en el “timeline” de otros pueden provocar estados de envidia furibunda, frustración y depresión atrapado en el uso de las redes sociales en el PC, Tablet y/o Smartphone. En un estado de aislamiento donde el desaliento y el temor a perder se convierte en una preocupación compulsiva la depresión se asienta en aquellas personas que se sienten insatisfechas por necesidades psicológicas que suponen una comparación constante de la situación de cada uno, del ser amado, querido, respetado, recordado, etc.

El efecto Google

Se trata de un trastorno que afecta a la pérdida de memoria de manera crónica o grave que queda disimulada por un abundante uso del buscador de Google para utilizarlo como salvavidas de aquellas cosas que no recuerda. La persona afectada recurre de forma constante al buscador para recordar aquello que olvida. El abuso de los buscadores para encontrar respuesta para todo produce personas incapaces de retener información dado que se “enseña” que la información esta accesible a golpe de teclado o a través de cualquier artilugio tecnológico 2.0. Al no ejercitar la memoria esta pierde su utilidad y a la larga provoca sentimientos de inutilidad y depresión además de situaciones estresantes al no ser capaz de recordar si no es utilizando un buscador online.

Nomofobia

Este síntoma guarda relación con la dependencia esclavista que padece quien es incapaz de salir a la calle sin su dispositivo móvil o teme quedarse sin batería justo en el momento más primordial, también el miedo a perder la señal telefónica o no poder conectarse a través de una red Wifi ocasiona trastornos que derivan en estrés, agresividad, inestabilidad y problemas de concentración. Es habitual observa que quien lo padece no deja de mirar y chequear el estado del móvil de forma continua. Coger y dejar el móvil de forma extremista cada 5/6 minutos es ya señal de una patología relacionada con el abuso de la tecnología 2.0. El promedio a nivel mundial de personas que padecen Nomofobia llega al 53% de los cuales un 58% son hombres.

Síndrome de la llamada imaginaria

El hecho de que nuestro cerebro asocie cualquier impulso con una llamada imaginaría al móvil produce lo que ha venido a denominarse la “llamada fantasma”. Cerca del 70% de los usuarios de teléfonos móviles han sufrido alguna vez la sensación de que su dispositivo móvil ha sonado aunque en realidad esa llamada nunca se ha producido. Este mal puede agravarse al establecerse entre el usuario y el móvil una dependencia enervada que mina la capacidad de reacción del individuo ante otros estímulos y/o alertas provocando un estado de alerta continua que afecta física y mentalmente a quien está siempre pendiente de si suena el teléfono.

SMS sonámbulo

Llevarse el móvil o Smartphone a la cama es una tendencia que además de provocar un estado de alerta durante el tiempo que debiera dedicarse al descanso ocasiona que sin darnos cuenta podamos estar enviando mensajes de texto de forma semiconsciente. Mensajes que pueden ser ilegibles garabatos de letras inconexas a mensajes ciertamente embarazosos provocados por el estado de ensoñación del individuo. Al estar dormido y recibir una notificación de mensaje se produce un episodio de alarma y desasosiego. Esta alerta continua provoca además problemas de insomnio dado que al responder se establece un vínculo con quien estando despierto se dedica a traspasar la intimidad de la alcoba desde la tecnología 2.0.

Tratamiento ante los Desordenes Mentales 2.0

Ante cualquiera de las sintomatologías detalladas la primera opción es desplazar de la vida diaria la tecnología 2.0,  aunque en un mundo cada vez más tecnológico esto resulta bastante complicado. Por ello es más plausible llegar a tener conciencia del mal que puede aquejarnos y equilibrar el uso de los dispositivos 2.0. Si tras un periodo se es incapaz de modificar la conducta queda como solución el acudir a un especialista en psicología que podrá ayudar de forma terapéutica ante un posible desorden mental 2.0.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. La dependencia a la tecnología | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional