Skip to content

El síndrome de Noé

trastorno mental compulsivo acumular animales peligro salud pública

Haciendo referencia al profeta bíblico que reunió en su arca todas las especies para salvarlas del diluvio, el síndrome de Noé es un trastorno de la personalidad por el cual quien lo sufre acumula en su hogar un gran número de animales de compañía. Se trata de un tipo de trastorno compulsivo que recuerda al famoso síndrome de Diógenes, en el que la persona afectada acumula en su hogar pilas de basura y desperdicios, y que al igual que en el síndrome de Noé presenta síntomas de depresión y ansiedad que dan lugar al más absoluto abandono de la higiene personal. Aquellos que padecen este trastorno de la personalidad no ven el límite a la hora de ayudar a los animales, que rápidamente superan su capacidad y recursos económicos para mantenerlos en buen estado.

Qué es el síndrome de Noé

“SINDROME DE NOE” from TVAnimalista on Vimeo.

De ser amigo de los animales a padecer un trastorno mental

Hay que tener en cuenta que no todo el mundo que recoge animales o se dedica a ayudarlos está afectado. Quienes tienen esta patología suelen sufrir de problemas psicológicos como depresión o ansiedad y por medio de la acumulación de animales tratan de llenar un vacío emocional producido por el abandono social. En su mayoría este trastorno mental suele afectar a personas de la tercera edad que viven solas y con pocos ingresos. Estas personas nunca tienen suficientes animales con los que conseguir aliviar todas sus carencias afectivas, y además no pueden reconocer su problema, por lo que generalmente rechazan cualquier tipo de ayuda.

Los peligros para la salud pública de padecer el síndrome de Noé


Sindrome de Noe: Las ratas de Glen por raulespert

Pero quien sufre este trastorno mental es también un problema y un peligro para quienes le rodean, ya que el síndrome de Noé deriva en problemas de salud pública como infecciones o parásitos. Los animales rescatados suelen sufrir de desnutrición o deshidratación, algo que combinado con la falta de higiene por la acumulación de excrementos, orina o incluso animales muertos de los que no se deshacen, lo convierte en un riesgo para sí mismo y aquellos que viven cerca. Suelen ser habituales las quejas de los vecinos, ya que tampoco son conscientes de los malos olores de su hogar ni de las inadecuadas e insalubres condiciones en las que viven los animales.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. El síndrome de Noe: Acumulación de animales de compañía | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional