Skip to content

El trastorno del comprador compulsivo

impulsividad, estrés y ansiedad rasgos de la compra compulsiva

El trastorno del comprador compulsivo u Oniomanía se debe principalmente a una falta de control sobre los impulsos. Como en otro tipo de problemas de este estilo, la persona que lo padece se ofusca con un tema en concreto de forma obsesiva, en este caso con las compras. Por ello, dichos individuos terminan por adquirir un gran número de objetos que probablemente no usarán víctimas de la ansiedad, a la cual le seguirá el sentimiento de culpabilidad tras haber realizado la adquisición. Como principal consecuencia de este comportamiento, se encuentran los procesos de endeudamiento. Afecta mucho más a las mujeres (un 80%) que a los hombres.

Las fases del comprador compulsivo

Dentro de una compra convulsiva se distinguen cuatro fases diferentes: la anticipación, la preparación, la compra y el gasto. La anticipación se corresponde con la creación de una necesidad imperiosa de adquirir un objeto. Le sigue la preparación, consistente en determinar el vestuario, el lugar y cómo se pagará. La compra, la siguiente fase, supone el culmen del deseo saciado. Tras ello viene la caída con el gasto excesivo y los sentimientos de remordimiento. Las compras convulsivas pueden acompañarse de otros síntomas que afectan al estado anímico como la anorexia, la bulimia o las adicciones a diferentes sustancias.

Poca tolerancia al estrés e impulsividad del comprador

Los compradores convulsivos no son capaces de distinguir entre una necesidad real y un deseo y cuentan con poca tolerancia a situaciones de estrés. La impulsividad en la compra y su repetición constante termina por afectar a las relaciones sociales, laborales y familiares. A menudo el afectado intenta controlar sus gastos, pero cae una y otra vez en los mismos errores. Suele producirse en personas con tendencias depresivas y baja autoestima. Las últimas tecnologías en Internet aumentan las posibilidades de compra convulsiva de forma exponencial debida, en gran parte, a la extrema facilidad de pago.

Cómo ayudar a las personas afectadas por la compra compulsiva

Por tanto, la actuación rápida de familiares o amigos resulta fundamental para que el problema no vaya a mayores. Resulta importante acudir a centros y personal especializado en la materia. En ellos se seguirá una terapia grupal o individual enfocada hacia el cambio de conducta y el control definitivo de los impulsos. Se trabajarán igualmente los problemas de autoestima e intersociales. Por ello es fundamental una revisión constante del paciente para que no vuelva a recaer. Asimismo, resulta muy útil deshacerse de tarjetas de crédito, realizar listas de compra, bloquear determinadas páginas de Internet y visitar el comercio cuando se halle cerrado.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional