Skip to content

Los inconvenientes de la sobreprotección en la salud mental de nuestros hijos

Consecuencias de la sobreprotección infantil

Un gran supermercado de una ciudad cualquiera. Un pasillo en el que los consumidores escogen los productos atendiendo a sus propiedades. Un niño comienza a gritar a su madre. Los gritos pasan a ser pataletas y las pataletas a un espectáculo que causa vergüenza ajena. La madre cede. Le da al niño lo que quiere. Pero, en realidad ¿es lo que el niño necesita? ¿Ha buscado la madre el bien de su hijo o el suyo propio?

El niño controlador de padres sobreprotectores

Escenas como estas se repiten a menudo. El contexto puede variar, pero el sustento es el mismo. Un hijo que controla a sus padres desde la infancia. Un niño cuya protección por parte de sus padres repercute en su propia salud mental. La cuestión no está en evitar que el niño haga una escena, sino que esta actitud de los padres fomenta la aptitud futura de los hijos para enfrentarse a problemas cotidianos, para convivir en sociedad.

Consecuencias de la sobreprotección infantil

La sobreprotección de los padres durante la niñez tiene sus consecuencias más severas en la juventud y especialmente en la adolescencia. En esta edad el niño se tiene que enfrentar por primera vez a lo que es. Se enfrenta a situaciones que debe resolver por el mismo. Comienza a formar parte de la sociedad que le va a exigir todo lo que es capaz de dar. Pero si el niño ha estado sobreprotegido desde su niñez a la llegada de la juventud difícilmente será capaz de asumir sus responsabilidades y adoptar el rol que le corresponde. Es entonces cuando aparecen los episodios de estrés, ansiedad, trastorno alimentario… Surgen problemas de salud mental derivados de un incorrecto desarrollo de sus facultades personales.

Muchas de las causas de los problemas que tienen nuestros hijos en la juventud y la adolescencia tienen su origen en la niñez. En nuestra actitud hacia ellos. La sobreprotección crea individuos débiles. Individuos que no son capaces de desenvolverse en sociedad. La sobreprotección paternal los introduce en una burbuja que estalla violentamente en la adolescencia. El trastorno alimentario, los ataques de ansiedad o el estrés por dificultades mínimas son signos de que el desarrollo del niño no fue correcto.

Los niños requieren de atención. Una atención que se les da con la educación, fomentando que por ellos mismos sean capaces de resolver sus problemas y asumir sus responsabilidades. Es labor de los padres educar a las futuras generaciones: no sobreprotegiéndolas, sino enseñándolas a protegerse.

8 consejos para no sobreproteger

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. Los inconvenientes de la sobreprotección en la salud mental de nuestros hijos | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional