Skip to content

Cómo trabajar la inteligencia emocional

Cómo trabajar la inteligencia emocional

Lluvia Bustos Sepúlveda, coautora del cuento ‘Alicia y la libreta de la emociones’ en un taller organizado por Bateau Lune

Ayudar a hijos, jóvenes y no tan jóvenes a crecer como personas adaptadas a su entorno social y psicológicamente sanas es un propósito al que deberían aspirar cada vez más padres, educadores, y gente de todo tipo en su día a día. Hay una serie de mecanismos que lo hacen posible, y pasan por el desarrollo de la inteligencia emocional. Determinada por complejos factores y valores independientes que hay que lograr entender a través de dos marcados perfiles emocionales: la inteligencia intrapersonal, entenderse uno a uno mismo, detectando emociones propias (ansiedad, depresión, salud mental) y saber gestionarlas; en cuanto a la inteligencia interpersonal, tiene que ver con entender al otro y trabajar con emociones comunes, también conocida como empatía.

Inteligencia emocional, formas de trabajarla desde muy temprano

Desarrollar este tipo de inteligencia emocional desde edades muy tempranas, en escuelas, colegios, entorno familiar y social favorece una acción preventiva que minimiza efectos y consecuencias de trastornos de conducta, salud mental, o depresiones y emociones que se nos presentarán a lo largo de la vida. Saber auto-gestionar es clave.

Todo este proceso se traduce en una mejora en la capacidad de entender, tomar conciencia, y manejar las emociones, propias y ajenas. Hablamos de que la emoción es un sentimiento subjetivo privado, la ansiedad por ejemplo se refleja en forma de expresiones somáticas a nivel físico (corazón acelerado, sudor en las manos, risas y llantos súbitos). Estas medidas tienen alto valor adaptativo y actúan como defensa o preparación de ataque ante serias amenazas o depresión.

Las emociones primarias y secundarias

Las 4 emociones primarias según Darwin, son Ira, Alegría, Miedo, y Tristeza, a las que se unen otras cuatro secundarias que se traducen en Amor, Sorpresa, Vergüenza, y Aversión. Nuestro estado emocional, y aún más el de los jóvenes y niños, es una mezcla de todas ellas, que dependen siempre de nuestro temperamento y la experiencia vital de cada uno. Identificarlas y controlarlas es el paso previo para alcanzar un estado ideal de inteligencia emocional. La IE es un término utilizado por primera vez en 1990, que se utilizaba para explicar un mecanismo de resolución de conflictos de forma pacífica, y obtener bienestar personal y colectivo.

La libreta de las emociones

Alicia y la libreta de las emociones’ es un libro cuatrilingüe escrito por las hermanas Irene, Marta y Lluvia Bustos Sepúlveda. Cuenta la historia de Alicia, una niña que por no saber comunicarse con sus padres, familiares y amigos salió volando por la ventana al hincharse como un globo. El libro es un cuento hecho para que los niños y niñas aprendan a conocer sus emociones y a expresar sus sentimientos. El cuento es a su vez un taller educativo para poder trabajar la inteligencia emocional. Recomendable como primera aproximación a lo que es y significa saber que son las emociones propias y ajenas y como aprender a manejarlas sin que suponga desencadenar un conflicto.

Se volvió una persona sin sentimientos porque sentir no era importante

En en el cuento Alicia se volvió una niña sin sentimientos.

Un libro para ayudar a los niños a expresar sus sentimientos, esos sentimientos  que  cada uno siente a su manera y que a veces les cuesta tanto explicar.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. Desarrollo de la inteligencia emocional | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional