Skip to content

Las maletas olvidadas en el hospital psiquiátrico Willard

cosas que se dejan atrás en un hospital psiquiátrico

Cuando un paciente entra en cualquier centro de salud mental, suele hacerlo cargado con un buen número de objetos personales y con algunos complementos que, por así decirlo, no son tan físicos, como esperanzas, ilusiones, miedo o angustia. Todo ello suele quedar tras los muros del recinto en el que se ha llevado a cabo el internamiento psiquiátrico, dejando en sus salas y almacenes la historia de cada paciente en forma de objetos y sensaciones. Por eso, aquí vamos a intentar acercarnos a esas cosas que los pacientes dejan tras de sí cuando completan con éxito su tratamiento en un Hospital Psiquiátrico en Zaragoza.

El hospital psiquiátrico de Willard

Pero antes de empezar, existe un proyecto fotográfico que está removiendo todos esos recuerdos y objetos dejados atrás por los pacientes de un psiquiátrico, un proyecto que merece que le echemos un vistazo. En concreto, se trata de las maletas dejadas por los enfermos en el psiquiátrico de Willard. En la actualidad, esas maletas, llenas de objetos que cuentan historias personales de sus propietarios, llenan los almacenes del edificio que ocupaba el centro de salud mental. Así, el fotógrafo Jon Crispin está empeñado en desentrañar los secretos de cada paciente a través de fotografías de sus recuerdos dejados atrás, un proyecto que, sin duda alguna, está lleno de emoción y profundidad.


Leroy B – Images by Jon Crispin

El centro de rehabilitación psiquiátrica PRISMA

Pero dejando de lado el citado psiquiátrico, podemos preguntarnos qué dejan realmente atrás los pacientes sometidos a un internamiento psiquiátrico, ya que en muchas ocasiones no se trata de objetos físicos ni de otro tipo. Hablamos de las sensaciones con las que un interno suele traspasar las puertas de un centro de salud mental y que, si el tratamiento finaliza con un resultado satisfactorio, quedan olvidadas tras los muros del centro. Esto es algo que podemos ver en nuestro Hospital Psiquiátrico en Zaragoza, ya que cuando llegan los pacientes entran cargados de sensaciones como el miedo y la angustia pero también la esperanza de una pronta recuperación y el deseo de dejar tras de sí esta etapa de su vida. Así, todas estas sensaciones quedan encerradas y olvidadas una vez que el paciente retorna a su vida diaria, un olvido que a veces, como en el psiquiátrico Willard, se acompaña de objetos personales de toda clase que dan una profundidad a cada historia y a cada sensación realmente profunda, por lo que nunca conviene olvidarse de lo mucho que dejan atrás los pacientes que se someten a internamiento psiquiátrico y lo superan con éxito.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.