Skip to content

Para ser feliz, solo hay que decidirse a serlo

Centrar la mirada en lo que uno hace bien, más que en lo negativo, una fórmula para vivir mejor

Valorar, un aprendizaje. A las personas que van a una consulta porque tienen problemas, la psicología positiva les propone comenzar por mirar lo que esta bien.

Rescatar la felicidad. En sus comienzos, la psicología buscaba que la gente fuese más feliz, pero, en una realidad caótica, las crisis reiteradas y las guerras hicieron que la psicología se volcara a trabajar principalmente en las patologías, en explorar y tratar de entender la parte conflictiva de los seres humanos. Sin embargo, hubo teóricos que trabajaron sobre los aspectos positivos, como el amor, la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, etc.

Ser feliz, una decisión. La propuesta de la psicología positiva para alcanzar la felicidad en la vida cotidiana es desarrollar emociones positivas, que amplían la mirada. Pero buscar estar mejor, ser feliz, es una decisión que compromete profundamente a la persona y no es fácil entonces tomarla. Es un hábito, algo que uno tiene que aprender y cultivar.

Doce pasos. Doce maneras que la psicología positiva aconsejan para alcanzar el estado de felicidad:

1. Actos de amabilidad: recordar algún momento en que uno haya actuado de manera generosa y amable y en los que se sintió satisfecho. Visualizar la respuesta del receptor de la actuación y la sensación que uno experimentó.
2. Placer y significado: por un período de dos semanas llevar un registro de las actividades cotidianas y tomar el tiempo que le dedica a cada actividad. Armar una tabla que indique el nombre de la actividad, cuánto significado y cuánto placer le provee a uno, y la cantidad de tiempo que le dedica. Evaluar si uno está satisfecho con la cantidad de tiempo que dedica a estas actividades.
3. Preguntarse qué le provee a la vida de significado. Qué brinda esa gratificación emocional que uno necesita para sentirte bien consigo mismo.
4. ¿Quiénes son los hermosos enemigos? Aquellos que con respeto lo cuestionan a uno, le muestran maneras nuevas de ver su vida. De qué manera ayudaron y cómo uno puede convertirte en un hermoso enemigo para otros.
5. Desarrollar habilidades nuevas. Proponerse aprender cosas nuevas.
6. Practicar el Carpe Diem: vivir el momento presente, tener tiempos de silencio para poder encontrarse con los deseos verdaderos.
7. Saborear sin necesidad de pensar o juzgar una experiencia. Por mínima que sea, dedicarle atención, disfrutarla con todos los sentidos. Y luego evocarla.
8. Cultivar las relaciones: conectarse, llamar o verse con aquellas personas con las que uno no se encuentra por falta de tiempo o por la inercia de la vida. Incrementar la intensidad de los vínculos.
9. Contar bendiciones: pensar las tres mejores cosas que le pasaron en el día, llevar un recuento de lo bueno que le pasó (desde lo más pequeño hasta lo más grande) y agradecer por eso.
10. Carta de gratitud: pensar en aquellas personas a las que por su impacto en tu vida, uno desea agradecerles. Escribirle una carta contándoles por qué fueron importantes para uno, en qué ayudaron, qué le brindaron a uno, etc. Si uno se anima, reunirse con él o ella y entregarle esa carta.
11. Evitar pensar demasiado y evitar la comparación social
12. Comprometerse con sus objetivos.

“La síntesis de la terapia de la psicología positiva es encontrar la fortaleza de las personas y ayudar a que se expanda”

Entrenarse
El primer paso es recordar que si queremos sentir mayor bienestar debemos tomar «la decisión». Como por algún lado se empieza, daremos por sentado que la decisión está tomada… ¿Qué podemos hacer, entonces?

Tomar conciencia de cuál es nuestra situación actual con respecto al bienestar. Y para ello, a modo de examen cotidiano, averiguar algunas cosas de nosotros, por ejemplo:

– Si me diera permiso para sentirme mejor yo…, Las cosas que se interponen en mi camino hacia el bienestar son…, Para darle un 5 % más de felicidad a mi vida yo tendría que…. Las respuestas a estas preguntas, son un buen comienzo para trabajar por nuestra felicidad.

– Tomar el amor como la emoción básica que nuclea todas las demás emociones positivas que son gratitud. El amor es ese clic que uno siente con el otro en cuerpo y mente. Se da en el contacto de los ojos, al encontrarse en la mirada. Ese contacto de los ojos hace que se conecten los cerebros.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional