Skip to content

No todo son patologías que deben de ser tratadas por un Psicólogo

Esto no es un diagnóstico psicológico profesional

En cuanto al comportamiento humano, en el campo de la psicología todavía se mantiene la falta de consenso a la hora de identificar adecuadamente aquello que es normal y aquello que es anormal. La ausencia de principios uniformes y científicos propicia la dificultad para distinguir las conductas psicológicas deseables de las perturbadas. De ahí el uso frecuente e infundado del término “loco”, que viene siendo utilizado con total ligereza. Tomando como base esta dificultad, es fácil deducir la existencia de criterios dispares para determinar la normalidad en psicología, por lo que una conducta anormal es la que se aleja, sencillamente, de los tipismos predominantes en la población general.

Diagnóstico psicológico profesional

Por otra parte, destaca la importancia del diagnóstico profesional psicológico, ya que su certeza sirve no sólo para descartar posibles enfermedades mentales sino para establecer un tratamiento exitoso en el caso de que exista un trastorno a abordar. Por lo tanto, se trata de una condición ineludible conocer con claridad qué le sucede al paciente. Actualmente, las técnicas y procedimientos con que cuenta la psicología para una evaluación apropiada han de combinarse entre sí para lograr una mayor efectividad. Así, los profesionales cuentan tanto con el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), como con la clasificación internacional de enfermedades OMS y las pertinentes entrevistas prolongadas actuando en rigurosa combinación. La dedicación necesaria al diagnóstico provoca un tratamiento de menor duración y mucho más certero.

Los santeros no son una consulta psiquiátrica

Pero no sólo basta con ejercer de buen profesional, sino además serlo. Son demasiados los estafadores que explotan el desconocimiento sobre los trastornos mentales para embaucar a los pacientes hasta convertirlos en víctimas. Este es el caso de aquellos que ofrecen las supuestas bondades de las terapias alternativas para conseguir milagrosos resultados, a pesar de la escasez de fundamentos científicos. Aunque este tipo de terapias no pueden demostrar su eficacia porque carecen de base científica, suelen presentarse como curativas, con el riesgo para la salud que ello puede llevar aparejado. Aun así, prolifera la ingenuidad que sigue sometiéndose a ellas. Un ejemplo claro es el de las terapias de carácter religioso-espiritual que, además de no demostrar una relación causa-efecto dentro de un método científico, pueden ser llevadas a cabo sin necesidad de ninguna titulación oficial.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. No todo las patologías deben de ser tratadas por un Psicólogo | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M
  2. La adicción al alcohol o las drogas puede tener relación con problemas de salud mental | Proyecto de Rehabilitación Integral de la Salud M

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional