Skip to content

¿Por qué algunos cerebros son más vulnerables al estrés y resistentes a los antidepresivos?

Un nuevo estudio establece una relación causal entre los niveles del autorreceptor 5-HT1A, la resistencia en condiciones de estrés y la respuesta a los antidepresivos. La investigación, publicada en la revista Neuron, podría conducir a estrategias más efectivas para tratar la depresión, uno de los mayores problemas de salud en todo el mundo.

Existen cerebros más resistentes a los antidepresivos

Aunque los mecanismos cerebrales relacionados con la depresión y la ansiedad no están completamente claros, las últimas investigaciones identifican una combinación de eventos cotidianos estresantes y factores biológicos que predisponen a la enfermedad como elemento causal de los trastornos depresivos.

Los medicamentos antidepresivos más utilizados, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), aumentan los niveles de serotonina en el cerebro. “Sin embargo, más de la mitad de los pacientes con depresión no responden al primer tratamiento con fármacos”, explica René Hen, autor principal del estudio publicado en la revista Neuron e investigador de la Universidad de Columbia en Nueva York (EE UU).

Las razones de esta resistencia al tratamiento siguen siendo un enigma para los expertos. “Dilucidar la naturaleza exacta de los factores que predisponen a la depresión y a la resistencia al tratamiento sigue siendo una necesidad”, apunta Hen. Su trabajo apunta que ciertas características moleculares hacen a un cerebro vulnerable a la ansiedad y menos susceptible a los antidepresivos.

Estudios previos ya sugerían que la regulación de los receptores de serotonina puede estar relacionada con la depresión y la respuesta a los antidepresivos. Los receptores de serotonina 1A (5-HT1A) se encuentran en las propias neuronas productoras de serotonina (autorreceptores), donde inhiben la liberación de serotonina, y en zonas diana con inervación serotonérgica (heterorreceptores).

Ahora, tal y como indican los autores de esta nueva investigación, “una alteración genética identificada hace poco en humanos, que podría regular los niveles del autorreceptor 5-HT1A, se ha relacionado con dicha predisposición”.

Hen y sus compañeros desarrollaron un sistema con el que han podido manipular específicamente los autorreceptores sin alterar los heterorreceptores. Así, los ratones que tenían gran cantidad de autorreceptores mostraban una respuesta psicológica débil al estrés agudo, y ninguna respuesta comportamental al tratamiento con antidepresivos.

Además, cuando se reducían los niveles del autorreceptor 5-HT1A antes de la terapia con antidepresivos, los ratones que inicialmente no respondían a la misma se transformaban en reactivos a la terapia.

“Los tratamientos cuyo objetivo es aumentar el tono serotonérgico antes de iniciar la administración de ISRS podrían convertirse en terapias antidepresivas eficaces y posiblemente más rápidas, especialmente en el caso de los sujetos con gran cantidad de autorreceptores”, concluye Hen.

Autor: Sinc
Fuente: www.plataformasinc.es

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional