Skip to content

Prácticas saludables para prevenir el deterioro cerebral

El envejecimiento cerebral puede derivar en demencia o Alzeheimer

Con la edad casi todos olvidamos donde hemos colocado algún objeto, tenemos que leer repetidamente un texto para entenderlo, no recordamos donde hemos dejado el coche… la causa de estos pequeños despistes puede ser tan simple como la falta de sueño o el estrés al que estamos sometidos diariamente. Pero si estos olvidos o falta de atención son repetitivos hay que prestarles atención porque pueden ser el principio de un problema cognitivo que con el tiempo puede derivar en demencia o Alzeheimer.

Contrariamente a lo que hasta ahora se creía, recientes estudios confirman que el envejecimiento cerebral comienza a los 45 años. Es a partir de esta edad cuando habría que comenzar a estimular y alimentar nuestro cerebro con el fin de retrasar, en la medida de lo posible, estos problemas antes de que lleguen a condicionar negativamente nuestras vidas.

Deterioro mental

El deterioro cerebral es inevitable, pero es posible ralentizar su avance y aminorar sus consecuencias manteniendo nuestro cerebro activo: salir, enfrentarse a retos, aprender cosas nuevas… Trabajar con nuestro cerebro es la mejor y más eficiente medida para evitar un temprano deterioro cognitivo y para ello es necesario:

  1. Evitar la rutina: Hacer siempre lo mismo nos lleva a actuar mecánicamente por lo que nuestro cerebro deja de pensar.
  2. Evitar actividades pasivas: Ver la tele es un ejemplo de actividad pasiva que, según indican algunos estudios, mata lentamente nuestra actividad neuronal.
  3. Relacionarse socialmente: Está demostrado que relacionarse socialmente ejerce un enorme efecto estimulante en nuestro cerebro.
  4. Leer: La lectura es un hábito que protege del deterioro cerebral.
  5. Hacer pasatiempos y juegos de estrategia: Estas actividades estimulan nuestra memoria y nuestra capacidad de razonamiento.
  6. Jugar a videojuegos: Los videojuegos nos ayudan a mantener y desarrollar nuestros reflejos además de hacer potenciar nuestra atención y capacidad visual.
  7. Huir del estrés o la ansiedad: Ejercicios como el yoga, la meditación, Pilates… hacen que seamos capaces de controlar y gestionar correctamente nuestros estados de estrés o ansiedad.
  8. Alimentarse equilibradamente: Una alimentación sana que contengan todos los nutrientes básicos para nuestra mente y cuerpo, evitar el consumo de alcohol, tabaco y en general cualquier sustancia adictiva va a favorecer a que nuestro cerebro trabaje adecuadamente.
  9. Realizar alguna actividad artística: Bailar, pintar, teatro, manualidades… estimulan la creatividad, la memoria y los reflejos.
  10. Realizar ejercicio físico: La actividad física mejora la fluidez verbal, la atención, la memoria… por lo que hacer ejercicio de forma regular es un hábito muy saludable que ayuda a prevenir el deterioro cerebral.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional