Skip to content

Riesgo de padecer trastornos mentales por factores genéticos

Relación de los trastornos mentales y los factores genéticos familiares

Cuatro variantes genéticas parecen aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad mental según los resultados de un estudio internacional sobre la relación entre los factores genéticos y los trastornos mentales. El estudio que comparó los códigos genéticos de 61.000 personas determino que las distintas versiones de cuatro genes que forman parte de nuestro ADN son las responsables de aumentar la probabilidad de sufrir alguno de estos cinco trastornos mentales: autismo,  trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno bipolar, depresión y la esquizofrenia.

A pesar de que tanto el ambiente como los genes pueden afectar la probabilidad de desarrollar una enfermedad mental la genética psiquiátrica está tratando de llegar a qué es lo que causa un trastorno mental dejando a un lado los síntomas. Según algunos investigadores del estudio esto abre la vía a una nueva era para la psiquiatría y el tratamiento de las enfermedades mentales ayudando a nuevas y mejores formas de diagnóstico y nuevas terapias y mejores tratamientos con psicofármacos que actuarían de forma más eficaz al conocerse la vinculación de la enfermedad mental con las variaciones genéticas comunes entre esos tipos de trastornos mentales.

Estrategias para mitigar los efectos de una enfermedad mental

Es en los tiempos difíciles, donde las personas deben de sobreponerse ante situaciones que afectan su armonía personal, una enfermedad prolongada, la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo, etc. pueden ser las causas desencadenantes de sufrir una angustia mental de la que puede derivar un trastorno mental más acervado. En ocasiones establecer unas pautas a realizar en el día a día, el retomar un hobby olvidado o volver a reencontrarse con las amistades puede servir como bálsamo que mitigue los perniciosos efectos de una enfermedad mental.

  1. Realizar una actividad simple y repetitiva de forma diaria ayuda a que cerebro y cuerpo se sientan más tranquilos y con todo bajo control.
  2. Ayudar a los demás de forma altruista permite cambiar el rol de enfermo a sanador y a sentirse mejor con uno mismo.
  3. Los amigos, los antiguos compañeros, nuevos conocidos, etc. Hablar de tus sufrimientos con aquellos que más cerca tienes te ayudará.
  4. Actúa como si ya estuvieras mejor, sonríe, ríe y haz ver al mundo que lo que haces con tu cuerpo lo haces con tu mente. La risa ayudará a mejorar tu estado de ánimo. Ríete del mundo, recuerda esos momentos cómicos vividos y revívelos como si estuvieran sucediendo ahora mismo.

El riesgo de padecer una enfermedad mental no significa que necesariamente se sufra un trastorno mental. La familia, los amigos, el entorno y otros factores sociales son los responsables de que una persona desarrolle determinadas patologías que afecten a su salud mental. Ser positivo es una digna estrategia de quienes no quieran ser encasillados por su ADN.

En el Máster en Psicología Clínica y Psicoterapias Aplicadas de PRISMA hablaremos de los últimos avances en métodos de diagnóstico, terapias y tratamientos  que ayudan a mitigar la incapacidad de sufrir un trastorno mental asociado o no a factores genéticos.

Máster Psicología Clínica

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

  1. Los factores genéticos pueden aumentar el riesgo de padecer trastornos mentales | Prisma.org

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional