Skip to content

Tricotilomanía

tricotilomanía

Pese a los avances médicos, aún existen enfermedades cuyas causas se ignoran. Algunas de ellas están asociadas a los trastornos de control de impulsos, aquellos en los que el paciente tiene comportamientos que son perjudiciales para él mismo y el entorno. La tricotilomanía entra dentro de esta clasificación y se caracteriza por un impulso irresistible de arrancarse el pelo. Esta conducta presenta características similares con otros desórdenes tales como la onicofagia o la dermotilomanía, esto es, comerse las uñas o pellizcarse la piel de modo compulsivo.

Debido a su naturaleza poco común y al desconocimiento de muchos profesionales a la hora de diagnosticar un tratamiento eficaz, han surgido grupos de apoyo y organizaciones sin ánimo de lucro, como la Tricotillomania Leaning Center, donde la persona afectada puede compartir experiencias y acceder a información y asesoramiento gratuito.

Criterios que identifican la tricotilomanía como trastorno mental

La tricotilomanía suele limitarse al cuero cabelludo, aunque también puede afectar al pubis, el pecho o las cejas. Generalmente se da en un rango de edades muy amplio, pero es más común en los niños y los preadolescentes entre 9 y 13 años. Entre los criterios que fija el Manual Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales (DSM IV) para identificar esta conducta se encuentran los siguientes: la ansiedad previa al acto, el placer o la liberación que supone el realizarlo y el sentimiento de culpa que se experimenta, lo que lleva al paciente a estados de confusión y aislamiento.

Causas impulsan el deseo de arrancarse el pelo

En cuanto a las causas hay diversas hipótesis. Al principio se vinculó a un trastorno obsesivo-compulsivo, caracterizado por pensamientos recurrentes y conductas repetitivas, pero estudios recientes aseguran que la enfermedad podría tener una base fisiológica o un origen genético. Incluso, ser el producto de una mutación, la del gen SLITRK1, que da lugar a este tipo de tics y conductas incontroladas. Si bien, la herencia genética puede ser un factor determinante, también es cierto que pueden influir otros como la situación social, la edad, el entorno afectivo o el medio ambiente.

Efectos psicológicos y tratamiento de la tricotilomanía

Las personas que sufren la tricotilomanía suelen padecer una baja autoestima, se avergüenzan de su comportamiento debido al efecto negativo que produce en su entorno, por lo que son reacias a pedir consejo o buscar tratamiento. Las terapias para acometer sus problemas son diversas, desde el tratamiento de Comportamiento Cognoscitivo, que buscan cambiar los hábitos del paciente, hasta otros más alternativos como la hipnosis o la biorretroalimentación. En cualquier caso, es aconsejable pedir la ayuda de un profesional que pueda ofrecer un diagnóstico exacto y un tratamiento adaptado a las causas.

Tengo Trico

Este emotivo vídeo resume a la perfección que es la tricotilomanía y sus consecuencias sociales además de dar voz a una enfermedad que aún catalogada es una gran desconocida de la sociedad en general.

Difundir el amor, compartir el articulo

Articulos relacionados

Comentarios

No hay comentarios en esta entrada.

Enlaces relacionados

No hay enlaces relacionados en esta entrada.

Añadir comentario

Obligatorio

Obligatorio

Opcional